Polvo de rosa…

Pudimos ver el amanecer rozando los costados del cielo, desbaratarse el polvo de rosa en las generosas manos del viento. Todo había terminado. Lo decían unos dedos apuntando a otras coordenadas. Y yo, les creí

“Rosa fresca, Rosa marchita, Rosa seca, Polvo de Rosa”