La vida cambió para siempre

Una nueva estrella prendió en el cielo la noche del 23 de enero. Un fulgor con halos de tierra y brillo de albahaca, que se elevó de tus ojos, para tintinear en el firmamento con compases de copla.

La vida cambió para siempre. Vi cerrarse toda una historia tras tu mirada, ya sin velo, mientras quedábamos huérfanos de capítulos a medias.

Depurado sufrimiento, trocado todo dolor en alma. Ya ángel de la guarda eterno, que te llevaste tanto de mí contigo…

Ya no estás. Me asomo al balcón para buscarte. Sin imperfecciones, habitas en esa estrella perfecta. Brillas, como un poderoso guía en lo más alto de mi mundo.

Oigo tu copla silbada y me llega aroma a hierbabuena. De tu campo.

Pero ya no estas, y yo ya no soy quién era… La vida cambió para siempre.

Episodios antiguos, puertas cerradas, personas atrapadas en páginas de libros caducos. No volverán. Me despido. De todos, menos de tí.

Y ahora me recuerda tu reloj de pulsera: no más tiempo. ¡Vive!

La vida cambió para siempre.

Siento tu abrazo, cuidándome, protegiéndome. Tu halo de tierra y tu brillo de albahaca envuelven mi pecho. Aunque no pueda verte, estás siempre en mí.

En esa estrella prendida en el cielo aquel 23 de enero… En lo más profundo de mi alma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .